Испания и Великобритания ведут переговоры о военном соглашении

España y el Reino Unido negocian un acuerdo de cooperación militar tras el Brexit

0

В настоящее время Испания и Соединенное Королевство ведут интенсивные переговоры с целью заключения соглашения о военном сотрудничестве после выхода Великобритании из Евросоюза. Мадрид намерен включить «меры доверия» в отношении британской базы в Гибралтаре. Об этом сообщила газета El País.

Новое соглашение по вопросам безопасности и обороны станет фундаментальной частью нового этапа сотрудничества после завершения Brexit. Согласно дипломатическим источникам El País, данное соглашение охватит такие темы, как борьба с джихадизмом, кибербезопасность и проведение совместных военных миссий. В то же время документ предусмотрит «меры доверия» в отношении британской базы в Гибралтаре, являющейся «источником постоянных трений между двумя странами», подчеркивают журналисты.

Соединенное Королевство и Франция являются главными военными державами в Европе, обладающими собственными ядерными силами и членством в Совете Безопасности ООН. Однако по решению британской стороны в соглашении о выходе из ЕС, достигнутом 24 декабря 2020 года, не содержится ни одной главы, посвященной внешней политике и вопросам обороны Соединенного Королевства, что оставляет широкий простор для двустороннего сотрудничества между Мадридом и Лондоном.

España y el Reino Unido están negociando un convenio en materia de seguridad y defensa como pieza fundamental de la nueva etapa de cooperación que se quiere abrir una vez consumado el Brexit, el pasado día 1. Dicho acuerdo, según fuentes diplomáticas españolas, incluirá la lucha contra el yihadismo, la ciberdefensa o las misiones militares conjuntas; pero también “medidas de confianza” sobre la base británica de Gibraltar, fuente de continuos roces entre los dos países.
El Reino Unido es, junto con Francia, la principal potencia militar europea, poseedora de una fuerza nuclear propia y de un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU, pero, por decisión de Londres, el acuerdo de retirada de la UE sellado el pasado 24 de diciembre no incluye ningún capítulo sobre política exterior y defensa, lo que deja un amplio campo para la cooperación bilateral.
Descartado, al menos por el momento, el foro europeo (donde el Reino Unido nunca fue un socio muy activo, sino más bien al contrario), la cooperación militar con Londres se limita ahora al marco de la Alianza Atlántica, a la que ambos países pertenecen. En el terreno bilateral, los acuerdos militares con Londres son escasísimos: un canje de notas de 1985 sobre cooperación en material y equipos de Defensa y un acuerdo sobre intercambio de información clasificada de 2015.
La realidad, sin embargo, desborda con mucho ese escueto marco legal: la compañía británica BAE Systems es socio clave del avión de combate Eurofighter, el mayor programa de armamento en el que participa España; y Rolls-Royce es, mientras no materialice su propósito de desprenderse de ella, dueña de ITP, principal empresa española de motores.
El objetivo es firmar un ambicioso acuerdo que comprenda todos los campos de cooperación en materia de defensa: la lucha contra el yihadismo, la ciberdefensa o la realización de misiones militares conjuntas.
Un acuerdo de este tipo con el Reino Unido no puede, sin embargo, ignorar la existencia de la base militar de Gibraltar. La presencia de esta base en el sur de España ha sido objeto de continuos roces en el pasado, el más importante de ellos cuando el submarino nuclear Tireless atracó en la colonia británica durante un año, entre mayo de 2000 y mayo de 2001, para ser reparado de una grave avería, lo que provocó gran inquietud en la zona y fuertes tensiones diplomáticas.
España mantiene restricciones a la base británica, de forma que los buques que atracan en la misma no pueden hacerlo, inmediatamente antes o después, en ningún puerto español. Salvo emergencia, tampoco se permite el paso por el espacio aéreo español de los aviones militares que van a Gibraltar.
España recibe a través de la OTAN información de los submarinos británicos que se dirigen a Gibraltar, pero no existe comunicación directa entre los respectivos ministerios de Defensa.
El objetivo es que el futuro acuerdo incluya “medidas de confianza” respecto al uso de la base de Gibraltar que “eviten los roces que se han dado regularmente en el pasado”, según fuentes diplomáticas españolas. Todo ello en el marco del nuevo clima que genera el acuerdo alcanzado el pasado día 31 entre los Gobiernos de Londres y Madrid (con el visto bueno de las autoridades gibraltareñas) para que el Peñón se incorpore al espacio europeo sin fronteras Schengen y España se haga cargo, con apoyo de la agencia Frontex, de controlar la entrada a través del puerto y aeropuerto de la colonia
Источник elpais regnum

Оставить комментарий