Бельгийский принц слетал в Кордову (Испания) и заболел коронавирусом

0

Европейская пресса возмущена безответственным поведением принца Иоахима Бельгийского. У него обнаружили коронавирус COVID-19 после того, как неделю назад он слетал в Испанию в город Кордова.

Официально заявили, что поездка была рабочей, передает телеканал «Россия 24». Однако испанские СМИ утверждают, что принц участвовал в частной вечеринке, где собралось 30 гостей — то есть, все они нарушили правила.

Бельгийский двор сообщил, что состояние принца не вызывает опасений. Все участники той вечеринки в Испании отправлены на карантин.

El príncipe Joaquín de Bélgica, con Covid-19 en una fiesta en Córdoba saltándose la cuarentena
El sobrino del rey Felipe de los belgas, positivo por Covid-19, podría haber contagiado con su irresponsabilidad a 30 amigos
Investigan una fiesta en Cordoba donde se encontraba el principe Joaquin de Belgica
Investigan la fiesta con 27 invitados en la que dio positivo un sobrino del Rey de Bélgica
No ha tardado en revelarse la identidad del cachorro de la familia real belga protagonista del grave e irresponsable episodio de un caso de coronavirus en una fiesta privada en Córdoba. Se trata del príncipe Joaquín de Bélgica, archiduque de Austria-Este y décimo en la línea sucesoria del trono belga, ya que es el tercero de los hijos de la princesa Astrid, hermana del rey Felipe de los belgas, y del archiduque Lorenzo de Austria-Este, nieto de Carlos I y de Zita de Borbón Parma, últimos soberanos del imperio austrohúngaro.
Al parecer, el príncipe, analista financiero de profesión, reside desde hace años buena parte del tiempo en Andalucía, para estar cerca de su novia, Victoria Ortiz. Sin embargo, se sabe que ha pasado los dos últimos meses en Bélgica y aterrizó en Madrid el pasado lunes, desde donde se desplazó a Córdoba para participar en una fiesta privada, junto a amigos y familiares de su novia, que tenían ganas de darle la bienvenida. Se saltó así la cuarentena decretada por el Gobierno de España, aún bajo el estado de alarma. Joaquín de Bélgica está siendo atendido en estos momentos por síntomas de Covid-19. La treintena de personas asistentes a la fiesta o que habrían tenido contacto con el príncipe en los últimos días ya han sido confinados como medida de precaución. Además, la Subdelegación del Gobierno en Andalucía ya ha iniciado los trámites para la investigación correspondiente.
Joaquín, como todos sus hermanos, es un príncipe bastante discreto y que apenas se prodiga en los medios. Tampoco asiste a muchas celebraciones de la familia real belga, más allá de los grandes eventos que reúnen a toda la dinastía y, en especial, los que están relacionados con sus abuelos maternos, los reyes eméritos Alberto II y Paola. Pero este episodio en España le ha puesto en el disparadero y ya ha recibido durísimas críticas por su irresponsabilidad en la prensa belga. Y deja en una situación muy comprometida a la familia real de este pequeño país europeo, donde nunca faltan los escándalos. Empezando por los líos de faldas y el largo juicio de paternidad al que se ha enfrentado en los últimos tiempos Alberto II y siguiendo por las interminables meteduras de pata del príncipe Lorenzo, hermano del actual rey, considerado desde hace décadas como el garbanzo negro del Götha. Y ello a pesar de los incansables esfuerzos de los reyes Felipe y Matilde por realizar una labor impecable con extraordinaria rectitud y ejemplaridad. Sin ir más lejos, en esta epidemia del coronavirus, los monarcas y sus cuatro hijos, incluida la princesa heredera, han dado en todo momento un gran ejemplo involucrándose en toda clase de actos de apoyo a los más golpeados por la enfermedad.
Para la propia princesa Astrid, conocida por su seriedad y muy valorada por su labor como emisaria real para la proyección del comercio internacional belga, este episodio tiene que haber sido un duro golpe, ya que la irresponsabilidad e inmadurez demostradas por su hijo vuelven a sumir en el escándalo a la Corona y dañan la imagen de la familia real en el exterior.
Joaquín de Bélgica, de 28 años, nació en 1991. Fue el tercero de los hijos de la princesa Astrid pero, a diferencia de sus hermanos mayores, Amadeo y María Luisa, él ya nació como príncipe y con derechos sucesorios por la reforma legal que se había aprobado, dado que Balduino y Fabiola no tenían descendientes.
Es licenciado en Economía Internacional, Gestión y Finanzas, y, además, tiene formación militar. El príncipe tiene estrechos lazos con Córdoba, ya que desde hace años mantiene una relación sentimental con la española Victoria Ortiz, tal como adelantó en 2017 la revista ¡Hola! Ella pertenece a una conocida familia de empresarios del sector agroindustrial andaluz. Al sobrino del rey belga y a la cordobesa se les ha visto juntos en distintos actos y nunca han dudado en compartir en las redes fotografías de viajes tan espectaculares como el que les llevó el año pasado a Botsuana, para disfrutar de los impresionantes paisajes y de la fauna más salvaje del continente africano.
Joaquín de Bélgica ocupa en la actualidad el décimo puesto en la línea sucesoria del trono belga. Por detrás de los cuatro hijos de los reyes Felipe y Matilde; de su propia madre, la princesa Astrid; de su hermano Amadeo y los dos hijos de éste, y de su hermana María Laura. Hay que decir que ascendió un puesto en 2015, cuando su hermano Amadeo, mayor que él, se casó con la periodista italiana Elisabetta María Rosboch. Para contraer aquel matrimonio, a pesar de que fue un motivo de felicidad para toda la familia real, Amadeo no pidió el permiso pertinente a su tío, el rey, lo que de facto le supuso la renuncia a sus derechos sucesorios en Bélgica; no así a los derechos que le corresponden como archiduque de Austria-Este, ya que es el primogénito del archiduque Lorenzo. Sin embargo, poco tiempo después, y tras cumplir con la petición formal a su tío, a través de un Real Decreto, Amadeo recuperó los derechos sucesorios para sí y para sus descendientes.
El positivo por Covid-19 del príncipe Joaquín es ya el segundo que se conoce en la familia real belga. Porque a principios de mayo se supo que su tía Claire, la esposa del príncipe Lorenzo, también había sido infectada. Lo reconoció el propio hermano del rey de los belgas en una entrevista con Soir Mag, seguida después por declaraciones a otros medios. Tal como contó el príncipe, lo habían pasado «muy mal» por los graves síntomas que había tenido Claire, a la que el Covid le cogió con las defensas muy bajas y el sistema inmunológico muy debilitado por una seria enfermedad de la que fue diagnosticada hace medio año.
Источник elmundo vesti youtube

Оставить комментарий