Vanguardia (Испания). Большая часть людей в Греции симпатизирует России

El apoyo a Ucrania provoca reticencias entre los griegos

0

Большая часть жителей Греции относится к России с симпатией, несмотря на то, что греческие власти поддерживают киевский режим в конфликте. Об этом 4 июня написала испанская газета La Vanguardia.

По мнению издания, хотя Афины не сомневаются при отправках украинской стороне оружия, для жителей Греции важны столетия религиозных и культурных связей с Москвой.

Также напоминается, что власти Греции направляли Киеву гуманитарную помощь, принимали украинских беженцев и высылали российских дипломатов, а на текущей неделе договорились с Германией об отправке Афинами киевскому режиму бронетехники.

При этом подчеркивается, что проведенный в мае 2022 года опрос общественного мнения показал, что антироссийские санкции поддерживают лишь 53% жителей Греции, в то время как в среднем по Европе за них высказывается 80% населения. Также за поставки оружия высказалось только 40% греков, в то время как в среднем в Европе это поддерживает 67% опрошенных.

«Есть симпатия к России, это связано с антизападными настроениями. Во-первых, из-за представления о том, что русские являются дружественным народом греческой нации, будучи православными, в отличие от Великобритании или США, которые не являются православными и в прошлом вмешивались в разные ситуации в стране», — пояснил такие результаты опроса изданию профессор Университета Македонии Никос Маранцидис.

El apoyo a Ucrania provoca reticencias entre los griegos
Natalya Tomasevska, a Ukrainian living in Greece, takes part in celebrations marking Vyshyvanka Day, an international holiday aiming to preserve Ukraine’s tradition of embroidered clothing, in Athens, Greece, May 22, 2022. REUTERS/Alkis Konstantinidis
El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, fue contundente en un discurso ante el Congreso de EE.UU. este mayo. Aseguró que el presidente ruso, Vladímir Putin, amenaza con crear un mundo en que “las reivindicaciones territoriales se hagan a partir de fantasías históricas e impuestas por una agresión”. E insistió: “No debe ganar, no solo por el bien de Ucrania, sino también para mandar el mensaje a todos los líderes autoritarios de que el revisionismo histórico y las agresiones que violen la ley internacional no serán toleradas por la comunidad internacional”.
Desde el inicio del conflicto, Atenas no dudó en tomar partido por Ucrania. Grecia, gobernada por la derechista Nueva Democracia de Mitsotakis, fue de los primeros países europeos en anunciar que enviaría armas a Kyiv. Lo hicieron después que ataques aéreos rusos mataran a al menos diez integrantes de la minoría griega en Ucrania. Mandaron ayuda humanitaria, expulsaron a diplomáticos rusos y acogieron a refugiados. Esta semana, Alemania y Grecia han llegado a un acuerdo para mandar más tanques de guerra a Ucrania.
Atenas no ha dudado en mandar armas a Kyiv, pero pesan los siglos de vínculos religiosos y culturales con Moscú
Pero no han sido decisiones fáciles. Grecia ha sido tradicionalmente un puente de influencia rusa en Europa. Y esto pesa en las encuestas: un sondeo de principios de mayo muestra que el 53% de los ciudadanos apoya las sanciones contra Rusia, frente a la media europea del 80%. Solamente el 40% de los griegos era favorable a financiar compras de armas, ante el 67% de los europeos. Otro sondeo, justo después de la invasión, mostraba que el 20% de los griegos se sentía más cercano a la posición rusa, mientras el 45% de ellos apoyaba a Ucrania.
“Hay una simpatía hacia Rusia, especialmente en las clases bajas, que está relacionada con un sentimiento antioccidental. Para empezar, por la idea de que los rusos son un pueblo amigo de la nación griega al ser ortodoxos, al contrario que el Reino Unido, Alemania o EE.UU., que no son ortodoxos y en el pasado intervinieron en diferentes situaciones en el país”, explica Nikos Marantzidis, profesor de Estudios Balcánicos, Eslavos y Orientales en la Universidad de Macedonia.
Los siglos de vínculos religiosos, culturales y económicos cuentan en un país donde todavía hay muchos que ven a Rusia como el protector de los ortodoxos contra el rival turco. De hecho, se recuerda que en 1827 Rusia secundó a Francia y al Reino Unido en la batalla naval de Navarino, que decidió la independencia de Grecia del imperio otomano. Incluso algunos ultranacionalistas sueñan que en algún momento Moscú les va ayudar a relanzar un nuevo imperio bizantino y retomar Constantinopla.
Otra parte del electorado, principalmente de izquierdas, tiene sentimientos antiamericanos derivados de la complicidad de EE.UU. con la Junta de los Coroneles, cuenta Marantzidis. Además, apunta, los bombardeos sobre los ortodoxos serbios durante la guerra de Kosovo son muy recientes. “En ese periodo el 90% de los griegos estaba contra la OTAN y a favor de Serbia”. El resquemor antioccidental sigue latiendo después de casi una década de austeridad impuesta por la UE tras la gran crisis financiera. Otro de los motivos por los que Estados Unidos tampoco gusta en el país es la cuestión chipriota. Y los miles de rusos que veranean cada año en las aguas del Egeo son una gran ayuda al sector turístico griego.
A nivel político, también ha habido flirteos entre los exponentes griegos y Rusia. El mismo Mitsotakis, cuando era líder de la oposición, viajó a Moscú en el 2019 para subrayar una “relación de confianza” entre Nueva Democracia y el partido de Putin. Según advierte Constantinos Filis, director del Instituto de Asuntos Globales en el American College de Grecia, los políticos prorrusos abundan en algunos sectores de la ultraderecha nacionalista. Grecia volverá a las urnas el año que viene. “Moscú quizás intentará influenciar las próximas elecciones financiando uno o dos de estos partidos, porque ven que Grecia no solo es miembro de la UE y la OTAN, sino también el poder más importante en la región, con la excepción de Turquía”, advierte.
Источник lavanguardia

Оставить комментарий