Законопроект о защите сексуальной свободы внесут в Конгресс Испании

1

Законопроект о всеобъемлющей защите сексуальной свободы и искоренении сексуального насилия будет внесен Министерством равенства Испании на рассмотрение в Конгресс до 8 марта, 15 февраля сообщает El País.

Эта мера была одним из предвыборных обязательств председателя правительства Педро Санчеса. Это первый закон, продвигаемый Министерством равенства во главе с Ирене Монтеро из альянса Унидас Подемос («Объединенные можем»).

Irene Montero antes de comenzar el debate
Irene Montero antes de comenzar el debate

Закон о сексуальной свободе предусматривает обширные изменения в разных сферах жизни, таких как обучение чиновников общению с пострадавшими или дополнительные уроки в сфере образования.

Однако из Уголовного Кодекса планируется исключить понятие злоупотребления и смягчить наказание за агрессию.

Кроме того, в новом законе изнасилование в супружестве или гражданском браке будет рассматриваться как отягчающее обстоятельство. Также преступлением с отягчающими обстоятельствами будет считаться подавление воли пострадавшей при помощи медикаментов или наркотиков.

Закон разрабатывается на основе представленного в июле 2018 года законопроекта под названием «Закон о всеобъемлющей защите сексуальной свободы и искоренении сексуального насилия», однако название в текущей версии закона может измениться.

При рассмотрении в Конгрессе законопроект может претерпеть существенные изменения, так как у «Унидас Подемос» нет парламентского большинства.

La nueva ley de libertad sexual prevé rebajar las penas por agresiones
Igualdad planea incluir como agravantes la violación en pareja o el uso de fármacos para anular la voluntad de la víctima y estudia cómo castigar el acoso callejero
Ley de libertad sexual
Concentración contra la sentencia de La Manada frente al Ministerio de Justicia, en 2018. CARLOS ROSILO
Es la primera gran medida del Ministerio de Igualdad y uno de los compromisos que anunció el presidente del Gobierno: una ley sobre la libertad sexual que prevé cambios transversales que van desde la formación de quienes atienden a las víctimas, a la educación, la prevención o la respuesta institucional. La propuesta, que el ministerio que encabeza Irene Montero ultima en estas semanas porque quiere presentar el texto en fechas cercanas al 8 de Marzo, planea eliminar del Código Penal el concepto de abuso y reducir las penas por agresión. Además, contempla añadir como agravantes tanto las violaciones dentro de la pareja como aquellas que se producen cuando la víctima tiene anulada su voluntad por haber ingerido fármacos o drogas.
La nueva norma se basa principalmente en la proposición de ley que Unidas Podemos presentó en julio de 2018 —que se denominó Ley de protección integral de la libertad sexual y para la erradicación de las violencias sexuales, aunque ese no será el nombre definitivo— y, en menor medida, en las recomendaciones que un grupo de especialistas (la llamada comisión general de codificación) envió al anterior Gobierno del PSOE después de la conmoción social que produjo el caso de La Manada, la violación de una joven en Pamplona en 2016 por cinco hombres.
La iniciativa, en fase de borrador, puede sufrir modificaciones desde ahora a su entrada en el Consejo de Ministros. Y también en la posterior fase de tramitación en el Congreso, donde la coalición PSOE-Unidas Podemos está en minoría.
El consentimiento
En el eje de la nueva ley estará el consentimiento de las mujeres, un consentimiento “libre, revocable y para unas prácticas concretas” en las que prima el mutuo acuerdo y el derecho a decidir sobre el propio cuerpo, como recogía la proposición de 2018 y recomienda el convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica, el llamado Convenio de Estambul que España ratificó en 2014.
La futura ley planea eliminar el concepto de abuso y considerar todos los casos como agresiones sexuales, una idea que se ha mantenido desde que se empezó a plantear la revisión del Código Penal con el escándalo de La Manada. Ese cambio de filosofía, no obstante, no conlleva penas más altas. De hecho, los castigos que se barajan se reducen respecto a los que prevé el Código Penal.
La pena mínima por agresión sexual en la nueva propuesta, según fuentes de la negociación, es de uno a cuatro años frente a la horquilla de uno a cinco años que recoge el Código Penal en su artículo 178. La agresión con penetración o asimilados (vía vaginal, anal o bucal o introducción de objetos) irá de cuatro a 10 años frente a los seis a 12 que contempla el Código en el artículo 179.
Источник elpais rossaprimavera

1
Оставить комментарий

Людмила

И как же мы столько лет прожили без этого закона?