Rebelión (Испания): Украина потеряет выход к Чёрному морю

Una guerra por delegación. Rusia: un corredor terrestre sobre la costa del Mar Negro

0

rebelion.org (Испания) / Соединённые Штаты командуют на Украине, и «поручили» киевскому режиму вести неравный бой с Россией в своих интересах. Об этом говорится в статье «Прокси-война», опубликованной 25 мая на испанском сайте Rebelión

Автор статьи отмечает, что такая политика была выбрана США с целью избежать прямой конфронтации с Россией.
В статье также отмечается, что систематическое «накачивание» киевского режима различными вооружениями со стороны США и их союзников приводит к затягиванию военного конфликта.

«Если бы этого (поставок оружия — ред.) не происходило, война, вероятно, уже закончилась бы. Киев остался бы без достаточных военных возможностей и был бы вынужден принять перемирие или просто сдаться», — говорится в статье.

Автор прогнозирует, что военные действия завершатся освобождением Донбасса и потерей киевским режимом контроля над побережьем Чёрного моря.

Washington regentea a Ucrania y la expone a una contienda desigual con una superpotencia militar.
La contienda entre Rusia y Ucrania tiene un extraño fundamento que se expresa en diversos planos.
En el propiamente bélico ha aparecido lo que parece ser una nueva versión o modalidad de la guerra convencional. Los Estados Unidos y sus aliados de la OTAN –a la que la gran potencia del norte lleva de remolque, como ha dicho recientemente Noam Chomsky– han recurrido a un interpósito Estado que no integra la antedicha organización, para llevarla a cabo. Es decir, han habilitado a un tercero para que se haga cargo de guerrear contra Rusia, nada menos: Ucrania. Claro que Washington y la OTAN han quedado a sus espaldas para abastecerla y alentarla. Obviamente este modo de operar ha sido elegido por Estados Unidos para evitar una confrontación directa con Rusia, que podría escalar hacia un pandemónium nuclear y, por ende, a un aterrador apocalipsis.
Esta opción, en rigor, no es enteramente nueva. Se aplicó a una escala mucho menos peligrosa que la actual contra Cuba, cuando Estados Unidos financió un ejército de cubanos exiliados con el propósito de derrocar al gobierno que encabezaba Fidel Castro. El intento fracasó rotundamente en su propósito de invadir la isla y tomar el poder, en abril de 1961. Los anticastristas fueron derrotados en combates que se libraron en la Playa Girón de la Bahía de Cochinos, por las fuerzas revolucionarias cubanas. Lo claramente distinto de este caso es que el interpósito agente que participaba en la contienda no era un Estado, como ocurre hoy con Ucrania, sino una fuerza militar mayormente cubana reclutada y entrenada por Estados Unidos.
Un rasgo también novedoso –e incluso sobresaliente– de esta versión delegativa de la guerra es que la gran potencia del norte y diversos países integrantes de la OTAN han reabastecido sistemáticamente a Ucrania de material bélico. De no haber ocurrido, probablemente la guerra ya hubiera terminado. Kiev se habría quedado sin suficientes capacidades bélicas y se habría visto obligada a aceptar un armisticio o sencillamente una rendición.
Este reabastecimiento fue inicialmente aportado por Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, Italia, Alemania y Polonia, entre otros países. Durante el primer cuatrimestre del año en curso Washington le asignó a Kiev 3.400 millones de dólares para ayuda militar. Y más recientemente la Cámara de Representantes de la gran potencia del norte ha aprobado la adjudicación de 40.000 millones a Ucrania, para apoyar su economía, las actividades humanitarias y la recuperación de armamento. A este último rubro se le ha asignado específicamente 6.000 millones, básicamente para reponer unidades blindadas y defensa aérea.

Оставить комментарий