Испанские медики предлагают снабжать население витамином D

Vitamina D para toda la población, la estrategia sugerida por el CSIC para frenar la pandemia de COVID-19

0

Если бы всем жителям Испании государство выдавало витамин D в небольших дозах, это бы сильно помогло в сдерживании распространения коронавируса. К такому выводу пришли испанские медики. По их мнению, это позволит быстро снизить вирусную нагрузку у всех инфицированных, остановить цепочку заражения и затормозить вторую волну.

Более половины населения мира испытывает дефицит витамина D. Испания, несмотря на чрезвычайно большое число солнечных дней в году, не является исключением.

«Можно было бы давать не очень высокие дозы, которые повысили бы уровень витамина D у всего населения в качестве профилактики. Необходимо было бы достичь соглашения о том, какое количество является разумным», — рассказал изданию 20minutos профессор Хосе Мария Бенллок.

Медики уже проводят эксперименты с внедрением витамина D. И это даёт результаты. Например, в госпитале Reina Sofía в Кордове это позволило сократить число пациентов, нуждающихся в интенсивной терапии.

Más de la mitad de la población mundial presenta niveles insuficientes e incluso una franca deficiencia de vitamina D, y España, a pesar de sus numerosas horas de sol -cuya radiación es fundamental para la formación de esta sustancia-, no es una excepción. Ahora, los expertos señalan que suministrar dosis no muy elevadas de este compuesto a toda la ciudadanía puede convertirse en una de las estrategias para evitar la propagación del coronavirus.
Este inmunomodulador podría ayudar a disminuir rápidamente la carga viral de todos los infectados, parar la cadena de contagios y, por tanto, disminuir el pico de la segunda ola, detalla a 20minutos José María Benlloch, profesor de investigación del CSIC y director del Instituto de Instrumentación para Imagen Molecular (I3M) de la Universitat Politécnica de València (UPV). «Se podría dar unas dosis no muy altas que subieran el nivel de vitamina D de toda la población como profilaxis. Habría que llegar a un acuerdo de qué cantidad es razonable y prudente, y que la gente tomara estos suplementos», explica.
La propuesta de Benlloch, que también defiende la necesidad de antivirales para hacer frente a la COVID-19, apuesta por la vitamina D como una opción preventiva y terapéutica. De hecho, los médicos llevan meses con esta sustancia en el punto de mira y su posible uso como tratamiento. Es el caso de un proyecto piloto en el Hospital Reina Sofía de Córdoba, liderado por el doctor José Manuel Quesada, que ha conseguido resultados esperanzadores al reducir la necesidad de ingreso de los pacientes en UCI.
Importancia de los antivirales
No obstante, Benlloch no solo apunta a la vitamina D como alternativa para tratar la COVID-19 y evitar su difusión, sino que recalca la importancia de disponer de antivirales «accesibles, eficaces y baratos» para reducir el impacto de la pandemia. Para sustentar esta postura, se refiere a un trabajo publicado por un grupo de investigadores del CSIC y la UPV que revela que estos fármacos podrían «reducir significativamente la incidencia» de esta enfermedad.
Para llegar a esta conclusión, los autores desarrollaron un modelo de red aleatoria computacional para estudiar la dinámica de transmisión de la COVID-19 en España, para aplicarlo con posterioridad a la simulación de cuatro escenarios en los que se dispondría de antivirales con distintos grados de eficacia. Así, constataron que, cuanto más eficiente era este tipo de fármacos, mejor era la evolución de la pandemia, apunta Benlloch.
«Lo ideal sería encontrar un antiviral muy potente, barato y disponible en las farmacias que no tuviera efectos secundarios»
«Lo ideal sería encontrar un antiviral muy potente, barato y disponible en las farmacias que no tuviera efectos secundarios. Si tras ser diagnosticado en el ambulatorio pudiera ir a comprarlo y si se administrase también a los contactos estrechos, se pararía la cadena, el pico de la ola sería mucho más bajo y se suavizaría muchísimo la curva», afirma el director del I3M.
Sin embargo, en la actualidad no hay ningún antiviral disponible para tratar el coronavirus. «El único aprobado es el Remdesivir y tiene un uso completamente diferente al que plantea el trabajo, pues es un inyectable que se administra en los hospitales. Lo que queremos es actuar justamente antes de llegar a estos centros», remarca. En esta línea, apunta el profesor del CSIC que lo necesario es verificar la eficacia de fármacos ya existentes y presentes en el mercado. Para eso, son necesarios ensayos clínicos con los posibles candidatos, que pueden comenzar «antes de final de año».
Источник 20minutos noticia

Оставить комментарий