Убившая приёмную дочь испанка повесилась в тюрьме

0

В испанской тюрьме нашли повешенной Росарио Порто — женщину, приговорённую к 18 годам заключения за убийство приёмной дочери.

Порто и её муж удочерили годовалую китаянку, а через 12 лет убили её, предположительно, из-за наследства, которое отец Росарио — состоятельный адвокат — оставил не своей родной дочери, а внучке, которую очень любил. Тело задушенной девочки нашли недалеко от дома её деда. Суд пришёл к выводу, что супруги одинаково виновны в смерти ребёнка и приговорил обоих к 18 годам тюрьмы.

В среду утром работники исправительного учреждения в муниципалитете Бриева (Авила) сообщили, что Росарио повесилась на ремне, привязанном к окну в тюремной камере. До этого она дважды предпринимала попытку самоубийства. Женщине оставалось сидеть 11 лет.

Encuentran a Rosario Porto, la madre de Asunta Basterra, ahorcada en su celda en la cárcel de Brieva
Funcionarios de la cárcel de Brieva, en Ávila, han encontrado a Rosario Porto muerta en su celda, colgada de un cinturón de tela atado a la ventana. La madre de Asunta Basterra cumplía 18 años de condena por el asesinato de la niña en La Coruña
Rosario Porto, la madre de Asunta Basterra condenada junto a su ex marido por el asesinato de la niña ha aparecido muerta esta mañana ahorcada en su celda de la cárcel de Brieva (Ávila) en la que permanecía desde el pasado mes de marzo.
Según han confirmado fuentes penintenciarias, los funcionarios de la prisión la encontraron en la mañana de este miércoles sin vida en la celda. La echaron de menos en el recuento de primera hora, se dirigieron a su celda y la encontraron colgada. Para quitarse la vida utilizó un cinturón de tela que ató a la ventana.
Rosario Porto y Alfonso Basterra fueron condenados por la Audiencia Provincial de A Coruña, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) y el Tribunal Supremo a 18 años de prisión por el asesinato de su hija adoptiva Asunta Basterra, cuyo cadáver fue hallado el 22 de septiembre de 2013 en una cuneta del municipio coruñés de Teo, próximo a Santiago de Compostela. De esos 18 años de pena ya había cumplido siete, pues permanecía en prisión desde pocos días después del crimen.
Fuentes penitenciarias consultadas por EL MUNDO han confirmado que se trataba de una persona muy inestable, como se había podido comprobar ya en su paso por las prisiones gallegas de Teixeiro (A Coruña) y A Lama (Pontevedra), en las que se le aplicó el protocolo antisuicidios. Este año había sido trasladada a Ávila y se encontraba en enfermería.
Ella siempre ha sostenido su inocencia y, durante todos estos años que ha permanecido en la cárcel ha intentado suicidarse en varias ocasiones. En la última que había salido a la luz, hace dos años, en noviembre de 2018, había utilizado un método similar al que finalmente acabó con su vida este miércoles: enroscarse un cordón al cuello mientras estaba en la ducha. Sus intentos previos habían sido por ingesta masiva de pastillas.
Este miércoles, los funcionarios que localizaron su cuerpo ahorcado alertaron al 112 y se le practicaron maniobras de reanimación, si bien todas resultaron sin éxito y finalmente se certificó su fallecimiento.
Rosario Porto estaba bajo tratamiento psiquiátrico desde su ingreso en prisión preventiva en 2013 y siempre ha tomado abundante medicación. En su paso por la prisión de Teixeiro, en 2017, incluso acabó en el hospital a causa de una mala reacción a un tratamiento que estaba siguiendo después de que los funcionarios la encontraran «semiinconsciente» tirada en su celda.
Las otras ocasiones en las que fue localizada en condiciones similares sí fueron por intento de autolesión. Así, por ejemplo, en agosto de 2015, fue localizada en su celda, abrazada a una foto de su hija Asunta Basterra tras haber ingerido una cantidad anormalmente alta de relajantes musculares. Además, durante el juicio en la Audiencia de La Coruña salió a la luz un intento de suicidio previo al crimen de su hija adoptiva, en el año 2009.
En estos años también ha tenido intentos de suicidio que fuentes consultadas por este periódico calificaron como episodios rodeados de ciertas dudas sobre sus verdaderas intenciones, pues, por ejemplo, en el de hace dos años en la prisión de A Lama ella misma había avisado a gritos a su compañera de celda, que actuaba como presa sombra para prevención de suicidios y la encontró con el cordón de una sudadera parcialmente enrollado al cuello. Además, en los días previos había tenido un comportamiento problemático y falta de higiene, estando varias jornadas sin ducharse.
Источник elmundo noticia youtube

Оставить комментарий