2017-й изменил потребительские предпочтения испанцев

0

В 2017 году поведение испанского потребителя стало характеризоваться более разумным подходом. Консалтинговая компания Nielsen представила ежегодный доклад о поведении потребителей в Испании. Он говорит о том, что для жителей страны в последнее время свойственно экономить на базовых вещах.

Делается это для того, чтобы позже приобрести что-то более дорогое и качественное. С другой стороны, отмечается, что испанцы стали больше тратить в магазинах, в том числе на дорогие продукты, и чаще посещать бары и рестораны.

Эксперты обращают внимание на то, что испанцы стали более внимательны к своим расходам, многие восприимчивы к изменению цен. В то же время каждый 10 потребитель ищет в магазине новинки.

Согласно исследования, при совершении покупок определяющими факторами являются экономия, здоровье, удобство и получение удовольствия. Так, например, в целях экономии многие испанцы перешли с оливкового на подсолнечное масло, а в целях заботы о здоровье – начали покупать больше цельнозерновых продуктов, молока растительного происхождения и свежевыжатого сока.

Este año el español se ha convertido en una especie de "súper consumidor sapiens": ahorra en lo básico pero para luego premiarse con algún producto más caro y de calidad. Se pide un gintonic después de comer (ahora el consumo es diurno) pero lo mezcla con zumo de naranja, porque la salud le preocupa más que nunca. El combinado se lo toma en una terraza al sol, pues el clima este año ha determinado mucho nuestra manera de consumir.Esta es, en resumen, la fotografía de cómo se ha comportado el consumidor en 2017 y cómo lo hará en los meses venideros. La estampa la dibuja Gustavo Núñez, director de la consultora Nielsen, que acaba de presentar su informe anual sobre cómo se comportan los hogares cuando compran fuera de casa. La cesta: más llena y más cara En resumen, gastamos más, compramos más productos y más caros en las tiendas pero también salimos más a bares y restaurantes. El mercado del gran consumo (que engloba los productos de alimentación y bebidas que adquirimos en supermercados e hipermercados) facturó un 3,7% más que el año precedente, hasta alcanzar los 79.800 millones de euros.Las ventas crecieron también, un 1,5%, y eso a pesar de que el precio de la cesta de la compra subió un 2,1%. Se trata, según valoran en Nielsen, de cifras muy positivas, sobre todo teniendo en cuenta que hay menos estómagos que llenar (la población decrece porque hay más muertes que nacimientos) y que el nivel de renta de los españoles bajó durante la crisis y aún no ha vuelto a los niveles de antaño.Más innovación, más gastoSegún Gustavo Núñez, la mejora de la economía y el empleo se traducen en más confianza para consumir. Hemos interiorizado a raíz de la crisis el control del gasto con la lista de la compra y estamos ojo avizor a las subidas y bajadas de precio, pero luego en tienda tomamos muchas decisiones y metemos productos no previstos en la cesta".Cuatro de cada 10 consumidores buscan la novedad en la tienda y esa innovación "ayuda a crecer en volumen en un momento en el que no tenemos un aumento en la población", señala el experto. El boom del turismo el pasado año también favoreció estas buenas cifras. Hipersensibles al precio "El consumidor se ha convertido en una especie de experto en artes marciales, hipersensible al precio, que sabe encontrar las ofertas", explica Núñez. Es decir, combinamos el ahorro en algunos productos más básicos con un mayor gasto en otros que nos satisfacen más, como los llamados premium. Estos últimos, que a veces "no tienen por qué ser más caros, sino que nos aportan una experiencia mejor", señala Alfonso Delgado, responsable del estudio. Más súper donde elegirEn los últimos años se ha disparado el número de supermercados "de conveniencia" (de tamaño medio, que están al lado de casa y ofrecen un amplio surtido de productos), lo que ha hecho que las cadenas tengan que ajustar sus precios para poder competir entre ellas.Esto lo compensa la cada vez mayor oferta de productos delicatessen o premium, que van desde el sushi preparado, hasta las cervezas artesanales o importadas (crecieron un casi un 7%), los vinos con denominación de origen (con alzas del 8,8%) o los jamones ibéricos en lugar de los curados.

Источники: elmundo , noticia 

Оставить комментарий