Испания. Столкновения антифашистов и полиции в Барселоне.

0

В Барселоне произошли уличные столкновения между антифашистами и полицией. В результате 10 полицейских получили ранения различной степени тяжести, а 7 участников беспорядков были задержаны. Беспорядки возникли в ходе несанкционированной антифашистской манифестации молодежи, протестовавшей против убийства неонацистом в Мадриде 2 недели назад 16-летнего юноши и против безразличия в связи с этим событием, как заявляют манифестанты, со стороны испанских властей.
     Манифестанты в количестве примерно 1 тыс. человек двинулись колонной от Университетской площади по центру Барселоны, а когда поравнялись с региональным управлением внутренних дел, то начали бросать в охранявших здание полицейских бутылки и камни.
     При этом пострадало как минимум 10 сотрудников полиции, один из которых получил тяжелое ранение в голову. Прибывшие на место спецназовцы разогнали манифестантов, задержав 7 участников беспорядков. 
    Ранее в субботу антифашистская манифестация прошла в Мадриде, где около 2 тыс. активистов различных левых молодежных организаций собрались на площади Ворота солнца, чтобы почтить память убитого 2 недели назад в мадридском метро 16-летнего Карлоса Хавьера Паломино. 
    В подробном изложении elperiodico.com, Барселона: Una marcha antisistema en BCN acaba con diez mossos heridos. 
    Siete jóvenes detenidos y diez mossos d’esquadra heridos es el balance provisional de los enfrentamientos que se produjeron ayer por la tarde en el centro de Barcelona entre la policía catalana y algunos grupos de manifestantes que protestaban contra el asesinato de un joven en Madrid a manos de un grupo ultraderechista el domingo pasado.
Los manifestantes partieron sobre las seis de la tarde de la plaza Universitat de Barcelona en dirección a la plaza de Sant Jaume custodiados por un amplio dispositivo policial que, sin embargo, no ha impedido que se registraran numerosos incidentes violentos en el centro de la capital catalana.

FACHADAS Y CONTENEDORES A
lo largo del recorrido, según informaron los Mossos d’Esquadra, algunos jóvenes realizaron pintadas en fachadas, cortaron calles, quemaron contenedores y destrozaron cuantioso mobiliario urbano.
Los incidentes más graves se produjeron frente a la sede del Departamento del Interior, en la Via Laietana, donde los manifestantes arrojaron botellas de vidrio, piedras y otros objetos contundentes, como vallas metálicas, contra los agentes que custodiaban el edificio.
Un total de diez mossos d’esquadra resultaron heridos de diversa consideración. Uno de ellos tuvo que ser hospitalizado al quedar inconsciente tras recibir un fuerte impacto en la cabeza con un objeto contundente.
A la hora de cerrar esta edición se desconocía la cifra de asistentes a la manifestación que resultaron heridos, aunque al menos uno de ellos tuvo que ser atendido por una ambulancia y trasladado a un centro hospitalario.
Los mossos d’esquadra, tras varias cargas policiales, detuvieron finalmente a cuatro manifestantes por su participación en los altercados, mientras que la Guardia Urbana arrestó a otras tres personas. Los antifascistas catalanes —un millar, según la policía autonómica— salieron a la calle para expresar su repulsa por el asesinato, el pasado día 11, del joven Carlos Javier Palomino en Madrid a manos de un ultraderechista en el metro de Legazpi.
Al contrario que en Barcelona, en Madrid, que amaneció ayer con el temor policial de que pudieran producirse batallas campales en las concentraciones de distinto signo convocadas para el día, antifascista una y ultraderechista la otra, todo quedó en agua de borrajas.

TRANQUILIDAD
El fuerte dispositivo policial desplegado y la tranquilidad de los manifestantes que protestaban en la Puerta del Sol por el asesinato de Carlos Javier, se conjugaron para que todo transcurriera con normalidad. Los ultraderechistas, convocantes de una manifestación a escasos 500 metros de la plaza madrileña, que había sido prohibida por la Delegación del Gobierno, ni siquiera hicieron acto de presencia.
Poco más de 1.000 personas se reunieron a las 16.30 horas en la Puerta del Sol. Pocos manifestantes para montar cualquier altercado, aunque hubieran querido, ante la presencia de los 700 agentes movilizados para mantener el orden, ya que la concentración no contaba con la autorización preceptiva, informa Antonio Gómez.
La policía, que había rodeado todo el perímetro de la plaza madrileña y establecido controles en sus accesos y en la estación de metro correspondiente, poco tuvo que hacer. Se limitó a identificar, y en algún caso registrar, a los jóvenes que se dirigían a la concentración, vigilados también por un helicóptero que sobrevolaba la zona.

NO PASARÁN
En esa tesitura, los manifestantes hicieron un círculo con las pancartas que llevaron y se metieron dentro, limitándose a corear consignas contra el asesinato del pasado domingo («Un vecino menos, un motivo más», «Si tocan a uno, tocan a todos») o de lucha antifascista que, en algunos casos, se remontaron a la guerra civil («Madrid será la tumba del fascismo» o el ya clásico «No pasarán»).
A las seis de la tarde recogieron las pancartas, callaron los gritos y se desparramaron por las calles adyacentes, en las que se mezclaron con los clientes de los grandes almacenes cercanos y los seguidores de la selección sueca de fútbol, que por la noche se enfrentó con la española en el estadio Santiago Bernabeu.

По материалам elperiodico.com, Euronews, El País, AFP, rian.ru
Руис Нико (Русская Испания, Николай)

Оставить комментарий